Trastornos Alimenticios pocos conocidos pero que existen

Trastornos Alimenticios pocos conocidos pero que existen

Las presiones sociales y el constante bombardeo que hacen la publicidad y el mundo de la moda, han hecho que el físico sea una de las preocupaciones más presentes en la actualidad para hombres y mujeres. Sin embargo, muchas veces el culto por el cuerpo se puede ir de las manos, causando trastornos alimenticios.

Te presentamos algunos de los trastornos alimenticios poco conocidos pero que existen.

Ortorexia

La ortorexia nerviosa, tal y como originariamente se definió, indica una obsesión enfermiza con el consumo de alimentos saludables. El término se deriva del griego orto, que significa “derecho” o “correcto”, e intenta hacer un paralelismo con la anorexia nerviosa.

La ortorexia empieza como un inocente intento de comer más saludable, pero el ortoréxico se fija en la calidad y la pureza. El ortoréxico se vuelve más y más obsesivo por qué y cuánto comer, y cómo hacer frente a los deslices. Cada día es un día para comer bien. La autoestima se ve envuelta en la pureza de su dieta y con frecuencia se siente superior a otros, especialmente en lo que respecta a la ingesta de alimentos.

Consecuencias

  • Superioridad. Uno de los efectos secundarios es el sentimiento de superioridad. Como el individuo tiene una norma auto-impuesta a comer bien, puro y sano, la persona se reconoce a sí misma superior a las demás. Y esto también afecta a las relaciones familiares, después de que todo lo demás se vuelva menos importante que una dieta llamada saludable.
  • Pérdida de peso. Una selección limitada de alimentos y dejar de lado todas las otras variantes de alimentos conduce a la restricción de la ingesta de calorías que conduce a la pérdida de peso.
  • Desnutrición. Con una dieta restringida, la persona desarrolla una alimentación muy selectiva, lo que finalmente resulta en una alimentación limitada y en desnutrición y por lo tanto causando malnutrición.
  • La ortorexia avanzada, puede suponer un peligro para la vida, sobre todo por causar hiponatremia, acidosis metabólica y pancitopenia.

 Potomanía

Esta es una obsesión donde, de forma compulsiva, la persona desea beber agua en grandes cantidades durante todo el día. Las personas que sufren potomanía pueden consumir más de cuatro litros al día, y lo hacen con la intención de llenar su estómago y así evitar comer, por lo que también se le asocia a trastornos alimentarios como la bulimia o la anorexia.

Consecuencias

Si bien en una persona cuya función renal, cardíaca y de la hipófisis se encuentran dentro de los parámetros normales, es muy extraño y poco frecuente que se produzca una hiperhidratación (exceso de hidratación), si la potomanía es sostenida, la función renal puede verse comprometida.

Pero… si hay consecuencias pueden ser graves. Podemos mencionar las siguientes:

  • Calambres musculares: debido a la dilución del sodio y del potasio.
  • Hiponatremia: concentración baja de sodio en sangre (debido a la dilución por el exceso de agua).
  • Náuseas.
  • Disminución de la secreción de la hormona antidiurética, por lo tanto se aumenta la diuresis.
  • Letargia, cefalea.
  • Convulsiones.
  • Parálisis.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva.
  • Coma y muerte.

Drunkorexia o ebriorexia

La drunkorexia es un trastorno muy extendido entre los adolescentes, que dejan de comer para contrarrestar el efecto calórico del alcohol que suelen ingerir durante los días de “carrete”. Esta enfermedad mezcla la anorexia y el alcoholismo, ya que la persona reemplaza los alimentos por las bebidas alcohólicas.

Consecuencias

  • Problemas cognitivos a corto y largo plazo
  • Dificultad de concentración
  • Pérdida de la capacidad de estudiar
  • Alteraciones en la actividad de los neurotransmisores
  • Problemas a la hora de tomar decisiones
  • Comportamiento arriesgado y/o violento
  • Daños en los órganos vitales a edades tempranas
  • Enfermedades crónicas.
  • Problemas gastro-intestinales

Estos son solo algunos de los trastornos alimenticios que son poco conocidos, sin embargo de alguna u otra manera todos están ligados y pueden desencadenar bulimia o anorexia, sino se previenen o atienden a tiempo puede afectar seriamente la salud.

El tratamiento que requiere cada uno es diferente y se debe atender dependiendo al grado de salud y estado del paciente.

Fuente: Nutri-salud.com.

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *