Cleptomanía

Cleptomanía

La cleptomanía es un trastorno del control de los impulsos cuya característica esencial es la dificultad recurrente para controlar los impulsos de robar cualquier objeto, aun cuando no sea necesario para el uso personal o por su valor económico. La persona que padece dicho trastorno recibe el nombre de “cleptómano o ladrón compulsivo”. ¿Cual es la verdad respecto a la Cleptomanía? El Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su cuarta edición (DSM IV), la cleptomanía corresponde al grupo de trastornos del control de impulsos caracterizado por la dificultad recurrente para controlar los impulsos de robo. A diferencia del ladrón común el cual, por tener un objetivo y una estrategia de robo ya planificada, se encuentra dentro de la categoría de psicopatía, el cleptómano, por otro lado, por un impulso incontrotable de robo, es muchas veces confundido. El cleptómano con frecuencia experimenta temor de ser arrestado y se siente deprimido y/o culpable de los robos que realiza, lo cual no ocurre en el ladrón convencional que por tratarse este de tener conductas propias de su psicopatía es un agente ausente de sentimiento de culpa. A diferencia de los ladrones, los cleptómanos no planifican los robos y no utilizan cómplices, muchas veces no tienen idea de que van a hurtar algo, es hasta que ven ese objeto y sienten el impulso de tomarlo, que concretan el acto. La persona cleptómana está consiente de que padece un trastorno, pero es incapaz de controlarlo; algunas disimulan al saber que los miran, otras ya no lo pueden disimular, es entonces que la gente se da cuenta de que hurtan es cuando...
Trastorno explosivo intermitente

Trastorno explosivo intermitente

El trastorno explosivo intermitente implica episodios repetidos de comportamiento impulsivo, agresivo y violento o explosiones verbales enojadas en las que el afectado reacciona bruscamente y de manera desproporcionada a la situación. Las conductas agresivas, el abuso doméstico, tirar o romper objetos, o bien otros signos de pataletas pueden ser síntomas de trastorno explosivo intermitente.   Los Síntomas Las personas con trastorno explosivo intermitente pueden agredir a otras personas o dañar sus posesiones, causando lesiones corporales y daños a la propiedad. Las erupciones explosivas, por lo general duran menos de treinta minutos y pueden ocurrir en grupos o estar separados por semanas o meses. Entre explosiones explosivas, la persona puede estar irritable, impulsiva, agresiva o enojada. Los episodios agresivos pueden ir antecedidos o acompañados por: Irritabilidad Aumento de la energía Saña Pensamientos agresivos Hormigueo Temblores Palpitaciones Opresión en el pecho Sensación de presión en la cabeza Depresión, cansancio o alivio son reacciones mentales que pueden acontecer tras el episodio. Causas La causa precisa del trastorno explosivo intermitente es desconocida, pero el trastorno es probablemente causado por un número de factores ambientales y biológicos. Medio Ambiente. La mayoría de las personas con este trastorno creció en familias en las que el abuso verbal y físico son comunes. La exposición a este tipo de violencia a una edad temprana aumenta la probabilidad de que estos niños tengan exactamente las mismas características al crecer. Genética. Puede haber un componente genético, provocando un trastorno que se transmite de padres a hijos. La química del cerebro. Tal vez hay diferencias en la serotonina, un mensajero químico importante en el cerebro que se encuentra en mayor...
Los adolescentes que duermen menos adoptan conductas de riesgo

Los adolescentes que duermen menos adoptan conductas de riesgo

Un estudio concluyó que los jóvenes que reportaban dormir menos de 8 horas por noche eran más propensos a arriesgarse No es raro que los adolescentes se acuesten tarde debido a que están terminando tareas escolares, hablando o intercambiando correos con amigos, participando en actividades sociales o trabajando. Más de dos tercios de los adolescentes reportaron que duermen menos de ocho horas por las noches entre semana, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Preventive Medicine. Los investigadores dicen que la falta de suficientes horas de sueño se asocia con conductas de riesgo como fumar, beber alcohol, ser sexualmente activo, usar marihuana, una menor actividad física, y sentirse triste o desamparado. “La falta de sueño en las noches entre semana es frecuente y se asocia con la participación en conductas de riesgo contra la salud, incluyendo el uso de sustancias, peleas, y la consideración del suicidio”, según la autora principal, Lela McKnight-Eily R., de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Undios (CDC por sus siglas en inglés) Aunque una investigación anterior reveló el gran déficit de sueño experimentado por muchos adolescentes, éste es el primer estudio que asocia las conductas de sueño entre los adolescentes con conductas de riesgo para la salud. Los autores analizaron los datos de la Encuesta de Comportamientos de Riesgo entre la Juventud 2007, que reunió información de más de 12,000 adolescentes de preparatorias tanto públicas como privadas. La falta de sueño fue definida como menos de ocho horas de sueño. A los estudiantes se les preguntó “en una noche normal de escuela, ¿cuántas horas de sueño tienes?”...
Conducta suicida – Trastorno de la salud mental

Conducta suicida – Trastorno de la salud mental

La conducta suicida incluye tres tipos de acciones de carácter autodestructivo: el suicidio consumado, la tentativa de suicidio y las autoagresiones no suicidas. Las ideas de suicidio hacen referencia a la existencia de pensamientos y planes de suicidio. El suicidio suele ser resultado de la interacción de muchos factores, entre los que se incluye la depresión. Algunos métodos suicidas, como el empleo de armas de fuego, tienen mayor probabilidad de resultar mortales; no obstante, la elección de un método menos infalible no significa de manera necesaria que la intención de suicidio sea menos seria. Se ha de prestar atención a las amenazas y a las tentativas de suicidio, proporcionando la ayuda y el apoyo adecuados. Existen líneas directas de teléfono y de correo electrónico disponibles para las personas con ideas suicidas. La conducta suicida incluye:  Suicidio consumado: acto autolesivo intencionado con resultado de muerte. Intento de suicidio: acto autolesivo con intención de provocar la muerte, pero que finalmente no resulta mortal. Un intento de suicidio puede dar lugar a lesiones, pero no necesariamente. Autoagresión no suicida: acto autolesivo con poca probabilidad de resultar mortal. Entre estos actos se incluyen: infligirse rasguños superficiales en los brazos, quemarse a uno mismo con un cigarrillo e ingerir una sobredosis de vitaminas. Una autoagresión no suicida puede ser una manera de reducir la tensión emocional o puede ser una petición de ayuda de las personas que aún desean vivir. Estos actos no deben tomarse a la ligera. La información relativa a la tasa de suicidios proviene fundamentalmente de los certificados de defunción y de los informes procedentes de las investigaciones judiciales, y es...