Trastorno explosivo intermitente

Trastorno explosivo intermitente

El trastorno explosivo intermitente implica episodios repetidos de comportamiento impulsivo, agresivo y violento o explosiones verbales enojadas en las que el afectado reacciona bruscamente y de manera desproporcionada a la situación. Las conductas agresivas, el abuso doméstico, tirar o romper objetos, o bien otros signos de pataletas pueden ser síntomas de trastorno explosivo intermitente.   Los Síntomas Las personas con trastorno explosivo intermitente pueden agredir a otras personas o dañar sus posesiones, causando lesiones corporales y daños a la propiedad. Las erupciones explosivas, por lo general duran menos de treinta minutos y pueden ocurrir en grupos o estar separados por semanas o meses. Entre explosiones explosivas, la persona puede estar irritable, impulsiva, agresiva o enojada. Los episodios agresivos pueden ir antecedidos o acompañados por: Irritabilidad Aumento de la energía Saña Pensamientos agresivos Hormigueo Temblores Palpitaciones Opresión en el pecho Sensación de presión en la cabeza Depresión, cansancio o alivio son reacciones mentales que pueden acontecer tras el episodio. Causas La causa precisa del trastorno explosivo intermitente es desconocida, pero el trastorno es probablemente causado por un número de factores ambientales y biológicos. Medio Ambiente. La mayoría de las personas con este trastorno creció en familias en las que el abuso verbal y físico son comunes. La exposición a este tipo de violencia a una edad temprana aumenta la probabilidad de que estos niños tengan exactamente las mismas características al crecer. Genética. Puede haber un componente genético, provocando un trastorno que se transmite de padres a hijos. La química del cerebro. Tal vez hay diferencias en la serotonina, un mensajero químico importante en el cerebro que se encuentra en mayor...