Cleptomanía

Cleptomanía

La cleptomanía es un trastorno del control de los impulsos cuya característica esencial es la dificultad recurrente para controlar los impulsos de robar cualquier objeto, aun cuando no sea necesario para el uso personal o por su valor económico. La persona que padece dicho trastorno recibe el nombre de “cleptómano o ladrón compulsivo”. ¿Cual es la verdad respecto a la Cleptomanía? El Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su cuarta edición (DSM IV), la cleptomanía corresponde al grupo de trastornos del control de impulsos caracterizado por la dificultad recurrente para controlar los impulsos de robo. A diferencia del ladrón común el cual, por tener un objetivo y una estrategia de robo ya planificada, se encuentra dentro de la categoría de psicopatía, el cleptómano, por otro lado, por un impulso incontrotable de robo, es muchas veces confundido. El cleptómano con frecuencia experimenta temor de ser arrestado y se siente deprimido y/o culpable de los robos que realiza, lo cual no ocurre en el ladrón convencional que por tratarse este de tener conductas propias de su psicopatía es un agente ausente de sentimiento de culpa. A diferencia de los ladrones, los cleptómanos no planifican los robos y no utilizan cómplices, muchas veces no tienen idea de que van a hurtar algo, es hasta que ven ese objeto y sienten el impulso de tomarlo, que concretan el acto. La persona cleptómana está consiente de que padece un trastorno, pero es incapaz de controlarlo; algunas disimulan al saber que los miran, otras ya no lo pueden disimular, es entonces que la gente se da cuenta de que hurtan es cuando...
Cleptomanía

Cleptomanía

El cleptómano es consciente de sus actos en todo momento, aunque no puede controlar el impulso de robar. La cleptomanía presenta una serie de características comunes y unas consecuencias negativas en las personas que sufren este trastorno. ¿En qué consiste? La cleptomanía es un trastorno del control de los impulsos que se caracteriza por la dificultad de controlar el impulso de sustraer cualquier objeto. Es la tendencia enfermiza e irresistible de apoderarse de pertenencias ajenas. Viene del verbo griego “clépto”, que significa robar. Algunos profesionales consideran la cleptomanía como una adicción, es decir, como una conducta irracional que produce, en la persona que lleva a cabo el robo, un placer instantáneo que desea experimentar una y otra vez. El impulso de robar no se debe a necesidades materiales sino que procede de necesidades neuróticas. El cleptómano acumula los objetos robados o los devuelve de forma espontánea e inesperada. Su propósito no es lo que roba sino la sensación que experimenta cuando lo hace. Los objetos que roban no suelen ser de gran valor económico, suelen ser objetos fáciles de adquirir, por lo que no es necesario poseer una economía muy boyante para poder comprarlos. Características del cleptómano Existe una serie de características comunes que identifican a los cleptómanos. Entre ellas, destacamos: El cleptómano, roba porque tiene la necesidad de satisfacer la ansiedad que siente en ese momento. El deseo o impulso es muy intenso y frecuente, normalmente fracasan los intentos de resistirlo. Cuando roba lo hace obedeciendo a un impulso. A diferencia de un ladrón no existe una planificación previa ni se ayuda de cómplices, acumula los objetos sin...