Mujer, no permitas el maltrato emocional

Mujer, no permitas el maltrato emocional

El maltrato a la mujer, en cualquiera de sus formas, parece un tema del pasado. Sin embargo, aún es noticia en el mundo. Sin caer en excesos feministas vemos todavía cierto grado de discriminación, quizás porque aún en el pensamiento colectivo la mujer sigue siendo el sexo débil y vulnerable. Muchas diríamos, a este respecto, “Pero no es así, somos realmente el sexo fuerte”. Somos capaces de procrear y traer seres humanos al mundo, y estamos involucradas hoy en la política, en los deportes y en espacios que por años fueron exclusividad de los hombres. Con estas y otras grandes conquistas aún muchas mujeres siguen siendo vulnerables al maltrato psicológico y emocional. Aprende con este artículo a reconocerlo y a protegerte; pero, antes, dejemos claro de qué hablamos: el maltrato es toda forma de violencia psicológica a la que es expuesta una persona; sin embargo, vamos a delimitar un poco el concepto, orientándolo hacia el maltrato emocional en la pareja y, para el caso específico, sería toda forma en que un hombre menoscaba a su esposa o a su pareja, criticándola constantemente en público y en privado, menospreciándola, ignorándola, no valorando sus esfuerzos, restando importancia a sus necesidades, ridiculizándola, rechazándola, siéndole infiel; en fin, convirtiéndola en una persona insegura y temerosa, cada vez más vulnerable. El tema nos daría para un libro, si es el caso; pero quiero centrarme en algunos aspectos que al menos constituirán un punto de partida: Reconoce que es un tema de dos En el caso particular del maltrato emocional se genera de forma inconsciente una dependencia entre quien lo ejerce y quien lo recibe....
Relaciones adictivas

Relaciones adictivas

Las relaciones perjudiciales Todas las relaciones tienen altibajos y etapas en las que las cosas no marchan todo lo bien que se desearía, pero esto no las convierte en relaciones perjudiciales. Por el contrario, una relación perjudicial implica una sensación continua de frustración. La persona que está envuelta en este tipo de relación, tienen la impresión de que las cosas podrían ir bien, de que la relación tiene posibilidades, pero lo cierto es que ese potencial nunca llega a hacerse realidad y su pareja es siempre inalcanzable, debido a que está con otra persona, no desea comprometerse o simplemente no es capaz de hacerlo. Se trata de una relación en la que siempre parece faltar algo y resulta destructiva porque impide a la persona seguir adelante con su vida de un modo normal, debido al dolor causado por la relación y a las emociones de tristeza, ira, desesperación o soledad que conlleva. Seguir adelante con una mala relación no solo produce estrés sino que puede llegar a producir síntomas físicos. En ocasiones, el abuso físico y emocional forma parte de esas relaciones. El constante estado de tensión y estrés acaba produciendo cansancio y robando la energía de la persona que permanece en ella. Por otra parte, puede dar lugar a comportamientos de huida, como recurrir al alcohol o las drogas para escapar del dolor que se siente. La persona envuelta en una relación de este tipo no es libre. Se ve privada de la libertad de ser lo mejor de sí misma; de la libertad de amar a otra persona por su propia elección y no debido a la...